¿SABÍA USTED QUE LA SERPIENTE QUE HABLÓ CON EVA, NO ERA SINO UN SIRVIENTE CELESTIAL?

Representaciones gráficas, tradiciones y enseñanzas dogmáticas, han sido los principales factores que a través de la historia, desde que fueron dadas a conocer algunas de las Sagradas Escrituras recopiladas en La Biblia, nos han hecho creer que, Eva, la mujer creada como compañera de Adam, fue provocada a desobedecer las órdenes de DIOS por una “serpiente”; y así ha estado escrito en Génesis 3:1-6, que a la letra, dice: …Era la serpiente un animal muy astuto, más que todos los que había hecho EL SEÑOR, y dijo a la mujer: ¿Con que DIOS les ha dicho que no coman de todo árbol del huerto? A lo que respondió la mujer: Del fruto de los árboles del huerto podemos comer, pero del fruto del árbol que está en medio, nos dijo DIOS que no comiéramos ni le tocáramos, y así no moriríamos. Entonces la serpiente dijo a la mujer: No morirán. DIOS sabe que en el momento que coman de él, serán abiertos sus ojos, y serán como “dioses”, conocedores de todo, del bien y del mal. Así que la mujer vio que el fruto era bueno para comer, y bello a los ojos y de aspecto codiciable para alcanzar sabiduría. Y tomó, y comió, y dio también a su marido, quien también comió…

Lo anterior transcrito se caracteriza por algo que es de llamar mucho la atención, y es que una “serpiente”, lo que hoy todos sabemos que es un animal reptil, “habló” a la mujer, y le generó el interés por conocer aquello que DIOS tanto a ella como al hombre les había ordenado no tocar. Esto, a todas luces y por simple lógica es absurdo e imposible. Que un animal hable con el ser humano, y que este a su vez impere sobre el hombre no tiene cabida en la realidad: ya que:

  • Primero, por Voluntad de DIOS, es el hombre quien domina desde la Creación sobre los animales, y así ha estado escrito en Génesis 1:28, que a la letra, dice: …Y bendijo DIOS a los hombres, y les dijo: Crezcan, sean útiles, y multiplíquense, y tengan el control sobre los peces de la mar, y sobre las aves de los cielos, y sobre todas las bestias de la tierra, cuidando de ellos…
  • Y segundo, por la literalidad del texto es fácil percibir que la mujer, con quien habló, no era una serpiente, sino un personaje cuya jerarquía era menor a DIOS, pero muy superior a la del hombre y la mujer, a tal grado que ella no sólo se deja llevar por lo que la “serpiente” conoce, sino que además, obediente, responde a una pregunta que, el supuesto reptil, le hace.

Ahora bien, dejando de lado que la lógica nos conduce a valorar como absurdo lo inscrito en este pasaje en particular del texto Bíblico, asimismo debemos tomar en cuenta que existen textos que no sólo confirman dicha ironía, sino que además sustenta acontecimientos cuya veracidad tiene un soporte de gran credibilidad, como es el caso del Libro de Enoc, etiquetado por la iglesia romana como “falso”. Pues en este manuscrito incluso se encuentra registrado el nombre del sirviente, no serpiente, que habló con Eva y la incitó a actuar con desobediencia; y así ha estado escrito en el libro de Enoc 68:6-7, que a la letra, dice: …el nombre del tercero es Gadrel, este es quien sedujo a Eva, y enseñó a los hijos de los hombres los instrumentos que dan la muerte…

Por tanto, no fue un animal el que habló con Eva, sino que fue un Ser celestial quien conversó con la mujer. Y no debemos pasar por alto la autenticidad del manuscrito de Enoc, dado que en La Biblia se hace referencia tanto a su persona, como al libro que lleva su nombre, lo que hace una evidencia sustentable el hecho de que no fue una serpiente, sino un sirviente celestial el que causó esta reacción en la mujer; y tan fue un Ser celestial, aquel sirviente, que conocía el contenido de aquel “árbol”, cuyo “fruto” era codiciable para dar sabiduría (¿un libro?). Y para refuerzo de que aquel sirviente era un Ser celestial, no olvidemos el texto que registrado en la cita, Génesis 1:27, que a la letra, dice: …Creó DIOS al hombre a imagen SUYA, a imagen de DIOS lo creó; varón y hembra los crió… Sin pasar por alto que algunas versiones de biblias recientes dicen: varón y hembra los creó, esto no coincide ni tiene lógica connlos escritos antiguos que refieren al término crió. Y es que si DIOS ya había creado al hombre, un varón y un hembra celestiales ¿qué sentido tenía volverlo a crear?

Como podemos ver, no es difícil identificar que en el mismísimo texto bíblico es corroborable esta verdad. Lamentablemente, por falta de tiempo, o quizá por confiar en otros, nos hemos dejado llevar por lo que nos han platicado, pero debemos tomar en cuanta en todo momento, que el Día del Juicio, DIOS juzgará a los hombres de manera individual, y no por grupo o familia; por lo que es importante seguir en nuestra búsqueda de la Verdad y el camino de DIOS, pero ahora por cuenta propia, pues así DIOS nos lo ordena, y así ha estado escrito en Amós 5:4, y que a la letra, dice: …Búscame y vivirás…