fin del mundo Esta obra no es ninguna “invitación” a nada, tampoco tiene la intención de “conducir” a nadie a pensar de manera distinta, mucho menos “inducir” a alguno a ser parte de tal o cual “nuevo” culto. Considérelo, por  favor: –El último  llamado a  la  cordura–. Y es que todos nos hemos jactado de “conocer” La Palabra, mas las desgracias cotidianas como terremotos, inundaciones, tornados, huracanes, asesinatos, secuestros y violaciones, dejan más que claro, que “conocerla” ya no basta, hoy ¡es forzoso y necesario vivirla!, para que sólo así nos demos cuenta de que aquella imagen del “dios” anciano –que a todos nos juraron– que “todo lo perdona”, ¡HA SIDO UNA VIL MENTIRA!

Usted, amable lector, que se encuentra a punto de iniciar su lectura sobre esta investigación, es muy probable que algunas de estas notas no lo contenten, es posible que otras le causen un fuerte impacto al conocerlas. Lo que sí es muy seguro, es que cuando reflexione acerca de ellas, nunca más volverá a inclinar su cabeza ante aquello o aquel que no es DIOS, pues finalmente, habrá modificado su manera de ver y entender cuanto le rodea.

El tema a tratar, para “algunos” puede ser “espinoso”; pero a pesar de ello, le juro que a usted no le lastimará, pues le será enseñado el caudal informativo. Para “otros más”, este es un tema que ya está “trillado”; sin embargo, yo le juro que usted no se aburrirá cuando se le muestre, ilustrativamente, de dónde procede el sustento de esta afirmación. Y no descartaremos que aún para “terceros” pudiera ser un tema considerado como algo “santo”; no obstante lo anterior, yo le juro que usted no se condenará, si lo aprende con interés y con deseo de reflexión.

Esta riqueza de datos, le sugiero la viva de forma personal, y no sólo le dará esa serenidad por usted tan anhelada, sino también esa sabiduría que tanto le ha sido negada; y más aún, cuando compruebe que la ha tenido siempre ante sus ojos, pues La Biblia está dada, no la inventé yo. Sólo falta por parte de usted, asimilar con sentido común, con sentido práctico, con prudencia y con la finura de sus instintos, cada uno de los testimonios aquí sustentados para alcanzar tan fascinantes conclusiones.

-DESCARGUELO YA- La Ultima Advertencia

Este archivo tiene un peso aproximado de 400 megas,
por favor no se desespere, quizá tarde un poco.

6 Comments

  1. armando carrillo cruz
    12 mayo, 2015 at 17:19 — Responder

    un programa muy interesante que permite un conocimiento de capítulos y versículos bíblicos

    • 12 junio, 2015 at 20:05 — Responder

      Estimado don Armando, muchas gracias por su amable comentario y considéreme por favor a sus órdenes. DIOS le bendiga.

  2. SERBEL BELENDEZ
    7 junio, 2015 at 20:08 — Responder

    MI PREGUNTA ES LA SIGUIENTE : PORQUE MENCIONAS TANTO LA PALABRA LO JURO SI EN LA BIBLIA DICE QUE NO JURARÁS ???

    • 12 junio, 2015 at 19:38 — Responder

      Apreciable don Serbel, usted se refiere quizá a los principios adoctrianados por la iglesia, donde nos hacen creer que DIOS dice no jurarás en vano, sin embargo DIOS dice, lo que así ha estado escrito en Levítico 19: …No jurarás en MI NOMBRE si son mentiras… asimismo, Éxodo 22 dice: …Si alguno dio a guardar a su prójimo cualquier animal, y éste muere, o se lastima, o fue llevado sin verlo nadie; BASTARÁ JURAR POR EL SEÑOR entre ambos de que no metió su mano a la propiedad de su prójimo: y el dueño aceptará; y el otro no pagará. Mas si le fue robado por descuido, pagará a su dueño… Números 30: …Y DIJO EL SEÑOR: CUANDO ALGUNO HAGA PROMESA AL SEÑOR, O LE HAGA JURAMENTO LIGANDO SU ALMA CON OBLIGACIÓN, NO VIOLARÁ SU PALABRA: HARÁ CONFORME A TODO LO QUE PROMETIÓ CON SU BOCA… Deuteronomio 6: …EL SEÑOR NUESTRO DIOS ES UNO: Y lo amarás con todo tu corazón, con toda tu alma y con todo tu poder. Y estas Leyes que yo te ordeno hoy, estarán sobre tu corazón. Las repetirás a tus hijos y hablarás de ellas estando en tu casa y andando por el camino, y al acostarte, y cuando te levantes. Y las atarás por señal en tu mano, y estarán en tu frente entre tus ojos; y las escribirás en los postes de tu casa y en los frentes de tus puertas. Y al SEÑOR TU DIOS temerás, y sólo a ÉL servirás. Y POR SU NOMBRE JURARÁS… Deuteronomio 10: …Al SEÑOR tu DIOS le temerás, sólo a ÉL servirás, sólo a ÉL le escucharás, sólo a ÉL te arrodillarás, Y POR SU NOMBRE JURARÁS…

      Por tanto, como bien puede usted confirmar, DIOS sí permite jurar incluso por SU NOMBRE; siempre y cuando no sean mentiras.

      Muchas gracias, y que DIOS le bendiga.

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>