Noticiero

¿CUÁL ES EL ORIGEN DE LA PALABRA FORNICAR?

No obstante que desde nuestra niñez fuimos educados para que en repetidas ocasiones pronunciáramos la palabra fornicar, durante generaciones lo hemos hecho inconscientes del significado original de este vocablo. Religiosamente, aun con la disponibilidad inmediata que hoy existe de los medios electrónicos,  hoy seguimos teniendo el concepto de que fornicar es, sin sustento alguno, sinónimo de adulterar, pero con la tendencia de hacerlo sexualmente con la mujer de nuestro prójimo; y esto, debido a que dicho término, la iglesia, adulterando la Escritura,  lo aplicó a uno de los Mandamientos que DIOS ordenó; sin embargo, esta acepción carece de todo fundamento debido a que el término adulterar, conforme a cualquier diccionario es sinónimo de: alterar, modificar, cambiar, convertir, etcétera.

Por cultura general, inducida, no existe en el ser humano la metodología, mucho menos el interés, para confirmar por iniciativa propia lo que le está siendo enseñado, y por ende le es más fácil establecer su criterio cultural en lo que aprende día con día; un ejemplo de lo antes referido, es precisamente el dejarse influenciar por la enseñanza que de manera dogmática y tradicional se le ha dado a la palabra fornicar, en donde, como ya ha sido explicado, el verdadero significado se tergiversó.

Concerniente  al verbo fornicar, cuyo vocablo está en el lenguaje castellano, estudiosos e historiadores creen, que su origen procede del latín “fornix” (fornice) que representaba la zona abovedada de ciertas edificaciones en el antiguo Imperio Romano. Uno de los historiadores antes aludidos es Alfonso Fernández de Palencia, quien fue la primer persona que lo registro en su vocabulario en el año de 1490. Pero continuando con la historia correspondiente a fornicar, en base a la valiosa publicación de la revista “Muy Interesante”, El “fornix” era el lugar situado bajo los puentes, callejones u otros edificios, donde habitualmente se encontraban las prostitutas de la época romana con sus clientes. Así, las prostitutas mantenían relaciones sexuales en este lugar con total tranquilidad, reconociendo socialmente que esos encuentros se producían sin vínculo conyugal. De ahí que la Iglesia se haya referido posteriormente a este término para asociar todas las relaciones sexuales ilícitas, esto es, las que se producían fuera del matrimonio.

El fornix, o más bien lo que se hacía bajo el fornix, es lo que se conoce como fornicación, donde los clientes romanos obtenían placer a cambio de unas monedas. Y es que los lupanares o burdeles de esta época se construían o simplemente se establecían en subterráneos y zonas abovedadas para pasar más desapercibidos.

Ahora que conocemos acerca del origen del tergiversado vocablo fornicar, y cómo este ha sido empleado a conveniencia principalmente por los cultos religiosos, será más fácil, realizar la correcta interpretación de los preceptos que DIOS nos ha instituido a los hombres  para un correcto cumplimiento de SU Voluntad SANTÍSIMA; Pues conociendo ya que todo se desprende de la perversidad del Imperio Romano, aquí cabe la siguiente reflexión: ¿Cómo es posible que los propios grupos religiosos de protesta, más de 500 años después, no desaprueben el uso injustificado de un vocablo impuesto a base de una vida social que se opone a las normas de conducta dictadas por EL TODOPODEROSO?

Previous post

–Transmisión 138– LA BIBLIA, UNA EVIDENCIA EXTRATERRESTRE INNEGABLE 01/Feb/2015

Next post

–Transmisión 139– LA BIBLIA, UNA EVIDENCIA EXTRATERRESTRE INNEGABLE 08/Feb/2015

JorgeVal

JorgeVal

1 Comment

  1. 14 febrero, 2015 at 2:24 — Responder

    muy interesante y valioso aporte…gracias a Dios por permitirle a usted dejarnos saber toda esta cantidad de cosas nuevas! saludos!

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.