¿Sabía usted que...

¿SABÍA USTED QUE ABRAHÁM CONOCIÓ A SUS NIETOS, Y DE ELLOS BENDIJO Y AMÓ A JACOB?

Abrahám prefería a Jacob, e Isaac a Esaú. Abrahám vio las obras de Esaú y supo que en Jacob tendría nombre y descendencia; así que llamó a Rebeca y le dio indicaciones acerca de Jacob al ver que también ella lo prefería en vez de Esaú, y le dijo lo siguiente:

Hija mía, cuida a mi nieto Jacob, pues él ocupará mi lugar en la tierra como bendición para la humanidad y orgullo para toda la descendencia de Sem. Sé que EL SEÑOR lo elegirá como pueblo escogido de cuantos hay sobre la faz de la Tierra; pero mi hijo Isaac prefiere a Esaú, aunque yo veo que tú amas verdaderamente a Jacob. Auméntale aún más tu favor, y estén tus ojos en él amándole, pues será nuestra bendición en la Tierra desde ahora y por todas las generaciones del mundo. Ten valor y alégrate por tu hijo Jacob, pues lo amo más que a todos mis hijos. Eternamente será bendito, y será tal su descendencia que llene toda la tierra; si alguien pudiera contar la arena del suelo, podría contar también su descendencia. Cualquier bendición que me haya concedido EL SEÑOR a mí y a mi descendencia, que sea para Jacob y la suya perpetuamente; sea bendito en su descendencia mi nombre y el de mis padres: Sem, Noé, Henoc, Malaleel, Henos, Set y Adam, los cuales sirven de cimiento al cielo, de apoyo a la tierra y de renovación a todas las luminarias sobre el firmamento.

Luego llamó Abrahám a Jacob, a la vista de su madre, Rebeca, lo besó y bendijo:

Hijo mío, Jacob, amado, preferido de mi alma, DIOS te bendiga desde lo alto del firmamento y te dé todas las bendiciones que otorgó a Adam, Henoc, Noé y Sem, y que todo cuanto me ha enumerado y dicho que me daría lo haga inherente a ti y a tu descendencia por siempre, mientras siga el cielo sobre la Tierra. No tengan poder sobre ti ni tu descendencia los espíritus de Mastema (Satán) para alejarte del SEÑOR, tu DIOS, desde ahora y por siempre. Que EL SEÑOR DIOS sea tu PADRE, y tú, su hijo primogénito y su pueblo perpetuamente. Ve, hijo mío, en paz.

(Libro de Los Jubileos 19 y 22)

Previous post

NASA ADVIERTE INVASIÓN EXTRATERRESTRE

Next post

¿HOMBRES O REPTILES?

JorgeVal

JorgeVal

4 Comments

  1. 15 marzo, 2012 at 11:55 — Responder

    Señor Valderrabano gracias por darnos su sabiduria sobre estos temas y mucha suerte con su nuevo projecto,le sigo siempre en CIO, que Dios Nuestro Señor les bendiga a los suyos y a usted,un abrazo desde España.

    • 17 febrero, 2018 at 0:08 — Responder

      Muchas gracias don David. DIOS le bendiga.

  2. 10 febrero, 2018 at 11:23 — Responder

    disculpe , me gusto en si lo que usted publico pero me gustaria saber en que parte de la biblia abrham le dijo a jacob eso o a rebeca

    • 17 febrero, 2018 at 0:10 — Responder

      Querida Débora, esto aparece en el libro de los Jubileos 19 y 22, donde puede usted confirmarlo. De hecho este libro está considerado como Apócrifo.
      Muchas gracias, y que DIOS le bendiga.

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.